domingo, 23 de enero de 2011

MI ÀNGEL


Hasta hace unas horas
creia que los angeles
eran seres inalcanzables,
extremadamente divinos y
con los cuales difícilmente se podría hablar.

Reconozco haber estado equivocada,
ahora conozco un angel,
muy cercano,
que me ha brindado su amistad,
sus consejos, que no me jalò las orejas
por el contrario, me dejò hablar.

De seres como èl debería estar llena la tierra…

De seres nobles capaces de amar
De corregir sin señalar,
Sin humillar, sin pisotear.

Eres mi angel,
Pues cuando mas he necesitado
La ayuda del Soberano,
Tu has aparecido
Como el sol en el dia nublado.

Ojalà sean las primeras líneas que me inspiras,
Mi querido àngel,
Llamado…… R...o
Ya tù sabes.

Con cariño: Karla

viernes, 14 de enero de 2011

Vida y felicidad


Pensaba hace unas horas, què pasarìa si dejara este mundo, lo que es el ser humano y lo que busca.
Pues todos buscamos un ¿por què estoy aquí? y ¿para què?, y la finalidad de todo es: SER FELIZ

Si dejara este mundo, quisiera dejarlo, siendo feliz.

Feliz por enfrentar cada reto y asumir cada responsabilidad.

La vida consta de muchas cosas: espiritualidad y cosas materiales, que también nos dan felicidad, no sè si permanente pero la da.

Vida, vida, vida; aquella que nos da el aliento y nos hace respirar, soñar, ser seres vivientes, cuàn compleja es a veces pero lo que realmente es primordial es la felicidad.

Feliz porque tengo vida, porque tengo salud, porque tengo familia porque recibo tu sonrisa sincera, feliz porque amo y soy correspondida, pero no lo es todo sè debe ser feliz porque es un deber de la humanidad.

Y al fin de cuentas, si parto de este mundo, quisiera que todos me recuerden con una sonrisa, con palabras amables, tal vez no con los títulos mas extravagantes, pero sì, siendo un ser humano transparante, solidario y feliz.

Porque no hay otra razón màs que èsta…

Ser feliz porque tengo vida, porque tengo a Jesùs, porque en èl lo tengo todo.
¿Què màs puedo pedir?


Con cariño como siempre: Karla Rugel

martes, 4 de enero de 2011

UN SUEÑO



Tuve un sueño muy largo,
En los que conocí a un ángel,
Tuve un sueño muy largo,
Donde conocí a un tal romano.

Los sueños son sueños,
Y al abrir los ojos,
Se desvanecieron,
Pues al fin de cuentas son efímeros.

De éste largo sueño
Desperté hoy,
Y todo fue una ilusión.

A partir de hoy abriré bien los ojos,
Porque así veo mejor,
No lloraré, tal vez en un par de días
Tampoco reiré,
Pero estoy muy segura
Que sí te olvidaré...